Hace casi un año se creó en la provincia del Chubut, el Instituto Provincial de Agua, una dependencia más pagada con nuestros impuestos. Dijo Das Neves que “también hay una responsabilidad del Estado para optimizar todo el recurso hídrico que tenemos y Chubut es uno de los espejos de agua más importantes del país, así que desde ahora en un organismo chico, autárquico y ejecutivo se puede generar un plan de acción muy fuerte que es necesario”.

Osea, más intervención estatal, menos libertad, menos desarrollo, menos trabajo.

Para alentar a que dejen hacer, en vez de intervenir, les dejo un par de links a cualquiera de los ñoquis que tiene el estado, para que lea un poco y cambie el enfoque que sobre el tema existe.

¿Quién debería ahorrar agua? por Alberto Illán Oviedo

Agua privada, individuos libres por Juan Ramón Rallo

La propiedad del agua por Francisco Capella

Anuncios