• Incremento de precios: La aplicación de esta nueva norma provocaría un aumento en los precios de los productos tecnológicos de hasta un 34%, ya que duplica en algunos de ellos la alícuota del IVA que se les aplica, además de fijar impuestos internos por considerarlos “bienes suntuarios” o “de lujo”.

Discriminación para los sectores de menores recursos: medidas como estas dificultan el acceso a la tecnología a los argentinos, sobre todo a aquellos de menores ingresos.

Transferencia de recursos: esta medida representa una profunda transferencia de recursos a unas pocas empresas radicadas en Tierra del Fuego. Todos estamos de acuerdo con apoyar la industrialización de país, pero estas medidas no tendrán el efecto previsto y cualquier beneficio será a costo de uno de los incrementos de impuestos más altos en la historia reciente.

Generación de un mercado informal: El aumento de la carga impositiva incrementará el incentivo a la piratería y el contrabando. También se generará un mercado interno de equipos de segunda mano, que posiblemente no contribuyan con la recaudación de IVA.

Reducción de empleo: El sector tecnológico es un fuerte generador de empleo y aporta más de 180.000 puestos de trabajo directo, cuya demanda de capital humano calificado ha crecido al 9% anual en los últimos años. Cuando el resto del mundo esta tomando acciones para estimular la economía y en particular la demanda de productos Argentina opta para incrementar los precios de el sector mas importante para la recuperación de la economía.

Contradicción con el objetivo para eliminar la brecha digital e inconsistencia con las tendencias mundiales: Vemos en países vecinos medidas ejemplares en sentido totalmente opuesto. El estado uruguayo acaba de concluir la informatización de todas las escuelas primarias del país, entregando una computadora portátil a cada alumno, a través del Plan Ceibal (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea). Por su parte, Brasil acaba de anunciar el lanzamiento de un ambicioso plan para extender a todo el país el acceso a Internet de banda ancha en un plazo de 5 años. Este proyecto prevé inversiones superiores a los 5 mil millones de dólares y contempla incentivos fiscales, créditos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social y el uso de la infraestructura de transmisión estatal. Tiene por objetivo bajar costos, para que todos los brasileños puedan acceder al servicio. Por otra parte, son 43 países los que ya han firmado el tratado ITA que eliminará aranceles para productos informáticos que incluye, entre otros, Estados Unidos, China, India, y la Unión Europea.

http://www.infobaeprofesional.com/notas/89238-Cuales-seran-los-seis-efectos-negativos-del-impuestazo-tecnologico.html

Anuncios