Tan inocultable es la presencia de su esposo que la jefa de Estado no pudo evitar ayer un fallido: la tratan, advirtió, “como si yo fuera una persona que no decido y quien decide es el presidente Kirchner.

http://www.criticadigital.com/

Anuncios