Your invitation from Carlos Gabriel Drach is about to expire Martes, Dic 22 2009 

LinkedIn

This is a reminder that on November 22, Carlos Gabriel Drach sent you an invitation to become part of their professional network at LinkedIn.

Your invitation will expire soon! Follow this link to accept Carlos Gabriel Drach’s invitation.

https://www.linkedin.com/e/isd/880176455/iX6df3i3/

Signing up is free and takes less than a minute.

This is a reminder that on November 22, Carlos Gabriel Drach sent you an invitation to become part of their professional network at LinkedIn.

> To: []
> From: Carlos Gabriel Drach [gabdrach@gmail.com]
> Subject: Carlos Gabriel Drach wants to connect on LinkedIn

> I’d like to add you to my professional network on LinkedIn.
>
> – Carlos Gabriel Drach

The only way to get access to Carlos Gabriel Drach’s professional network is through the following link:

https://www.linkedin.com/e/isd/880176455/iX6df3i3/

You can remove yourself from Carlos Gabriel Drach’s network at any time.

The pending expiration of your invitation is an automatic process triggered by system maintenance. This is the last email message you will receive from LinkedIn about the expiration of this invitation from Carlos Gabriel Drach.

© 2009, LinkedIn Corporation

Anuncios

Qué vas a hacer? Lunes, Dic 14 2009 

Qué vas a hacer cuando tu hijo te mire a la cara y te pregunte: “y vos, que hiciste?”…

Qué creen los verdaderos liberales? Domingo, Dic 6 2009 

Creemos en la libertad y la responsabilidad individual como valores supremos de la comunidad.
Creemos en la importancia de la tolerancia y en la aceptación de las diferencias y la pluralidad como virtudes esenciales para preservar la convivencia pacífica.
Creemos en la existencia de la propiedad privada, y en una legislación que la ampare, para que ambas —libertad y responsabilidad— puedan ser realmente ejercidas.
Creemos en la convivencia dentro de un Estado de Derecho regido por una Constitución que salvaguarde los derechos inalienables de la persona y en la que las leyes sean neutrales y universales para fomentar la meritocracia y que nadie tenga privilegios.
Creemos en que el mercado —un mercado abierto a la competencia y sin controles de precios— es la forma más eficaz de realizar las transacciones económicas y de asignar recursos. Al menos, mucho más eficaz y moralmente justa que la arbitraria designación de ganadores y perdedores que se da en las sociedades colectivistas diseñadas por “ingenieros sociales” y dirigidas por comisarios.
Creemos en la supremacía de una sociedad civil formada por ciudadanos, no por súbditos, que voluntaria y libremente segrega cierto tipo de Estado para su disfrute y beneficio, y no al revés.
Creemos en la democracia representativa como método para la toma de decisiones colectivas, con garantías de que los derechos de la minorías no puedan ser atropellados.
Creemos en que el gobierno —mientras menos, mejor—, siempre compuesto por servidores públicos, totalmente obediente a las leyes, debe rendir cuentas con arreglo a la ley y estar sujeto a la inspección constante de los ciudadanos.

Hay que adoptar la boleta única Viernes, Dic 4 2009 

por Fernando Straface y Ana María Mustapic

La adopción de la boleta única debería ser una de las prioridades de la reforma política. Sin embargo, no lo es. La razón debe buscarse en el contexto dentro del cual se planteó su introducción: evitar el robo de boletas. Esto sucedió en las elecciones de 2007. Este año casi no hubo quejas. Alejado, entonces, el riesgo del “fraude”, la demanda por la boleta única perdió fuerza. Ese encuadre es insuficiente. Hay una razón sustantiva para reclamar la boleta única: garantizar el derecho a elegir y ser elegido. El manejo estratégico de las boletas antes y durante el día de la elección no puede ser un elemento que beneficie a algunos partidos por sobre otros y perjudique a todos los ciudadanos.

En la normativa argentina, el diseño, la impresión y la distribución de las boletas se encuentran hoy en manos de los partidos. Pero para distribuir las boletas los partidos deben contar con un importante contingente de fiscales. Y no todos los partidos están en condiciones de que las boletas lleguen a todas las mesas.

Puede suceder que electores que quisieran votar por determinado partido no pudieran hacerlo. Tampoco podrían hacerlo si no hubiera quién pudiera reponerlas en caso de sustracción. Las normas vigentes terminan consagrando la distribución desigual del derecho a elegir y ser elegido. Con la adopción de la boleta única el Estado pasa a ser el responsable de su diseño, impresión y distribución. De este modo, todas las opciones estarán al alcance del elector. Los partidos, más allá de los recursos con los que cuenten, tendrán sus listas en todos los lugares de votación. La boleta única garantiza el igual derecho a elegir y ser elegido.

Además, limita la posibilidad de comportamientos perversos y contribuye al fortalecimiento de los liderazgos partidarios frente a la actividad electoral impredecible de hoy. La introducción de la boleta única podría llegar a estabilizar la política de partidos.

Es positivo que se haya abierto el debate de una reforma. La boleta única puede convertirse en un elemento para aumentar el consenso: su implementación moderaría los riesgos de cooptación de las internas por parte de estructuras partidarias. La oposición podría encontrar en la boleta única una prenda de negociación. Sin la boleta única, la agenda estará incompleta.

Fernando Straface es director de Política y Gestión de Cippec; Ana María Mustapic es profesora de la Universidad Torcuato Di Tella y vicepresidenta del Consejo de Administración de Cippec.

Gratis y para todos (gratuidad e igualitarismo) Miércoles, Nov 25 2009 

Los sistemas públicos de salud son, por lo general e incluso en los países que más la han cuidado y financiado (Canadá, Suecia), bastante deficientes, pero deben su aceptación, como otros servicios públicos socializados, a dos ficciones profundamente arraigadas en muchos ciudadanos: la gratuidad y el igualitarismo.

La primera de estas ficciones casi no merece la pena comentarla: es evidente que la sanidad es carísima y en cualquier caso la pagamos los ciudadanos de nuetro bolsillo, sea directamente, a través de compañías de seguros o a través de los impuestos, La diferencia es que cuando nuestro dinero es gestionado por empresas privadas, se establece una competencia que nos permite una mayor libertad de elección.

La segunda cuestión es más compleja, porque para muchos el igualitarismo (al menos en lo que a la atención sanitaria se refiere) es algo posible y deseable. Muchos creen que por que exista un sistema público de salud, todos los ciudadanos van a recibir más o menos la misma calidad de atención médica. Sin embargo, ésto es imposible: la formación y experiencia de los profesionales es necesariamente dispar, y, por muy públicos que sean, no todos los horpitales y centros de salud poseen los mismos medios. Lo que se consigue socializando es que no exista ningún centro de excelencia. Y que el tráfico de influencias sea el método habitual para conseguir ser atendido en un plazo razonable.

Una cosa es conseguir que todo el mundo pueda tener atención médica, algo que sucede también en aquellos países desarrollados donde predomina la práctica privada de la medicina, y otra que todo el mundo pueda acceder a la misma calidad de atención médica. algo que no sucede en ninguna parte, porque es imposible.

El sistema público de salud canadiense es considerado por muchos como el mejor del mundo. Tanto es así que Quebec no permitía hasta hace poco a sus ciudadanos establecer seguros sanitarios privados para los servicios incluídos en la seguridad social (aunque muchos optaban por hacerse un seguro en los EEUU). Hace un par de años, un ciudadano indignado por la lista de espera de un servicio médico recurrió al Tribunal Supremo reclamando su derecho a un seguro privado. El Alto Tribunal canadiense, en una sentencia ejemplar, declaró anticonstitucional la ley que impedía los seguros privados. Destaco una frase: “La inclusión de un paciente en una lista de espera no es atención médica”.

Por cierto, en los EEUU existe una sanidad pública, aunque también un debate constante sobre si expandirla o hacerla desaparecer. Donde no existe es, curiosamente, en China.

Un saludo a todosaristipo

Instituto Provincial de Agua, modelo Chubut Miércoles, Nov 25 2009 

Hace casi un año se creó en la provincia del Chubut, el Instituto Provincial de Agua, una dependencia más pagada con nuestros impuestos. Dijo Das Neves que “también hay una responsabilidad del Estado para optimizar todo el recurso hídrico que tenemos y Chubut es uno de los espejos de agua más importantes del país, así que desde ahora en un organismo chico, autárquico y ejecutivo se puede generar un plan de acción muy fuerte que es necesario”.

Osea, más intervención estatal, menos libertad, menos desarrollo, menos trabajo.

Para alentar a que dejen hacer, en vez de intervenir, les dejo un par de links a cualquiera de los ñoquis que tiene el estado, para que lea un poco y cambie el enfoque que sobre el tema existe.

¿Quién debería ahorrar agua? por Alberto Illán Oviedo

Agua privada, individuos libres por Juan Ramón Rallo

La propiedad del agua por Francisco Capella

Ser, hacer, tener Lunes, Nov 23 2009 

Sergio Vigil es, para el mundo deportivo, Cachito. Pero a cuatro años de haber dejado a Las Leonas, a uno y medio de haber abandonado su cargo como DT de la selección de hockey masculino, el diminutivo le queda corto. Porque ha crecido al punto de hacer una autocrítica feroz y profunda como pocos DT sobre su responsabilidad en el sueño trunco de un equipo. Y quizá por eso, hoy que acaba de ascender con las chicas de River, se lo ve liberado y feliz.

“Yo la vida la mido por la sensación de plenitud y hoy, con mi familia, amigos y trabajo, estoy pleno. Porque en esta vida en que todo se guía por los mandatos sociales, yo pude liberarme de eso y elegir mi propio partido”.

-Un mandato es que un DT de Selección no dirige en el Ascenso.

-Nunca les di importancia a las letras. La sociedad cree que ir por más es ganar títulos, dinero, y eso es cáscara. Yo aprendí que lo profundo está en el ser y que el fracaso es una cara de la vida. Que se puede ganar y perder. Porque cuando se suceden los triunfos numéricos, te podés confundir sobre la verdadera dimensión de las cosas.

-¿Te confundiste?

-Me hice un montón de preguntas… después de Las Leonas, yo no tendría que haber tomado tan rápido a los chicos. No había decantado un montón de cosas y siempre estaba presente el logro con ellas. Además yo siempre tuve como escala de valores primero el ser, después el hacer y por último el tener. Y con los varones, lo trastoqué. Centré todo en el objetivo de ser potencia mundial y descuidé el camino. Pasé de la pasión, que produce un estado emocional de fuerza y apertura, a la obsesión, que te pone una anteojera donde no ves nada de lo que sucede alrededor. Mi esencia siempre estuvo en mirar a los ojos y conectarse. Con los varones, me conecté con el objetivo, no con los seres humanos. Cuando pasa eso, lo más probable es que te vaya mal. Y así fue, porque les generé vértigo, inseguridad e insatisfacción.

-¿Qué te confundió? ¿La idea de que los hombres, como venía Cachito, el gran campeón, por fin iban a lograr todo?

-Sí. El error más grande que cometí fue comprar ese discurso. Eso me generó suciedad. Lo entendí dos años después. Por eso me fui, porque la Selección era merecedora de algo mejor que lo que ese Sergio Vigil podía darle. De ese proceso, lo único que cambiaría es que los chicos hubieran entrado a los Juegos Olímpicos. Pero en lo que respecta a mí, me encantó ese fracaso porque me centró como persona. Tenemos tanto miedo a caer en el fango y para mí fue tan constructivo…, ahí entendí el juego de la vida.

-Debiste tomar un equipo casi descendido para volver a las raíces.

-En aquel momento fue sorpresivo, pero hoy sé que lo necesitaba. Después de la Selección estaba en shock, desilusionado conmigo mismo. Me vino a ver la gente de River, fui a mirar un partido y una práctica de incógnito y me pasaron cosas. Descendimos, pero en ese momento, con todo el dolor del mundo, miré para arriba y le agradecí a Dios por haberme hecho entender todo. En ese momento estaba liberado del mandato externo, había recuperado al Cachito que durante dos años había perseguido una zanahoria. Y la vida es otra cosa. Un equipo ganador no es el que más gana, sino el que tiene más ganas. Volví a tener el orden de prioridades que había perdido: primero el ser, después el hacer, y por último el tener. Y eso se reflejó en lo que vino después, en un equipo no invencible pero sí indestructible, que es muy distinto. Y eso terminó con el ascenso.

-¿Te ves volviendo a dirigir a Las Leonas?

-Hoy no. Extraño la alta competencia internacional, pero hay ciclos y yo ya tuve el mío. River es actualmente mi Selección.

-¿Pero qué te pasa cuando ves los partidos de las chicas?

-Primero los veo como hincha, después como entrenador desde el lugar de aprendizaje y por sobre todas las cosas las veo con el deseo de que pueda conservarse lo más genuino y valioso que tuvo ese equipo, que era su actitud y los valores. Eso sí me quita el sueño.

-¿Estás durmiendo bien?

-Esa me la reservo.

-¿Con los varones, pensás en tener revancha?

-No creo en las revanchas, sino en nuevos desafíos. Y hoy, desde otro lugar, pienso que juego los partidos a la par de ellos. Porque me quedó una linda sensación y Pablo Lombi (su reemplazante) tuvo una deferencia muy grande hacia mi persona que prefiero guardar en secreto.

-Y eso que retiraste al hermano.

-Y erré. Porque había chicos de mucha experiencia que estaban en su lógica curva descendente pero a los que podría haber aprovechado más. Uno de los pilares de mi conducción es sacarles a las personas el máximo potencial posible. Y acá me fijaba más en lo que les faltaba que en lo que tenían. Y a todos se los construye desde sus virtudes, no desde sus carencias. Pero estoy feliz de ver cómo se están desarrollando ahora: cuando se permitan sacar todo el poder que tienen adentro, serán indestructibles.

-A partir de lo que ocurría numéricamente, se decía que servías para las chicas pero no para los hombres. ¿Llegaste a pensar lo mismo?

-Nunca, pero eso me jorobó y quise luchar contra ese mandato. Y fue una estupidez. Si yo dirijo varones y mujeres desde los 15 años. Pero cuando pensás en lo que dicen afuera, te contaminás adentro. Pero ya me liberé de eso. Por eso estoy pleno: volví a ser el Cachito de siempre.

Verón dixit Viernes, Nov 20 2009 

-¿En qué la gastás?
-Y… en autos gasto.

-¿Tenés muchos?
-Bastantes. …
Pero lo primero que me compré fue el departamente. Obligado, claro, por Miguel Russo y Manera.

-¿Obligado de verdad?
-Sí, fueron a hablar con mi vieja. "Si aparece con un coche, no juega", dijeron.

-¿Cuál fue la mayor velocidad a la que fuiste?
-A 295 km. A Cariló llegué en hora 45. Pero solo, eh. Si me reviento, me reviento solo. Iba con la capota baja; si no, no se siente.

-¿Se viene entonces el gran casamiento de Verón en el Luna Park?
-¿Eeeeeeh? Nooooo. Nunca lo hablamos. Para mí el casamiento no sirve para nada. Lo voy a tener que gambetear al cura, ja.

Fuente: Olé

Un profesor de gramática por allí Martes, Nov 17 2009 

” la pregunta: ¿Volverá a la Selección? Sólo él y, sobre todo, Sergio Hernández pueden contestarla.”

Solo él? O él y sobretodo Sergio Hernández? Donde estudiaron gramática estos “periodistas”?

Instantes de felicidad Lunes, Nov 16 2009 

Instantes de felicidad

  • tenés frío y te acercás a la estufa
  • encontrás los cinco que te faltaban para el bondi
  • terminás un buen laburo y te pones a mirarlo
  • mirás el espejo, y la remera te queda joya
  • suena esa canción y subís la radio
  • te levantás el sábado y no tenés que hacer nada
  • vas al baño con una revista nueva
  • llueve y encontrás techito
  • te sentás en una plaza a descansar un ratito
  • volvés con hambre justo para la cena
  • llegás y la cama está hecha
  • recordás que tenés llave y nadie se entera que volviste
  • de postre hay duraznos
  • olés asado y decís: “sí, es domingo”
  • encontrás una vaquita de San Antonio
  • desapareció el granito
  • el microondas hace pip pip
  • adelantás el despertador y podés dormir un poco más
  • estrenás cepillo de dientes
  • estás apurado y no corrés
  • tenés mas de 20 y te subís a una hamaca
  • la pelota viene despacito y el gol lo hacés de taco
  • llega ese mail
  • se acaba la cerveza y sabés que hay otra
  • tomás un helado de dulce de leche
  • encontrás la tapita de las pilas del control remoto
  • al big mac le ponés doble mostaza
  • llegás al laburo y hay facturas
  • vas en tren y asomás la cara para que te pegue el viento
  • vuelve la luz después de cortarse
  • te saluda la vecinita que no te registraba
  • cuando encontrás plata en una campera del año pasado…
  • te sentás a ver el mismo capítulo de “Los Simpson” repetido

Del libro de Taringa

Página siguiente »